patrocinio deportivo motor

OM Sports – 5 Motivos por los que patrocinar un coche de carreras

Texto: Antonio Oriol | Fotografía: Red Bull Content Pool

El deporte del motor es sin duda uno de los grandes escaparates para cualquier marca tanto para darse a conocer como para consolidarse entre su publico objetivo por una serie de motivos que analizamos en las siguientes lineas y que a buen seguro harán que veamos el mundo del Motorsport con otros ojos.

Antes de entrar de lleno a valorar los motivos por los que una empresa puede formar parte de la imagen de un equipo de competición, es recomendable empezar por entender las bases de un patrocinio, que por definición, es una inversión. Es decir, una empresa X decide publicitarse en un vehículo con el fin de obtener algo a cambio, un beneficio.

Aunque el objetivo final siempre será aumentar las ventas, este no será siempre el motivo principal de apostar por el Motorsport como medio para publicitarse, existiendo pues otros objetivos tales como ganar notoriedad, afianzar la imagen o darse a conocer. Para ello es fundamental también que el soporte donde vaya a aparecer su marca, en este caso el equipo de competición, ofrezca unas garantías en cuanto a imagen y valores, apartado que desarrollaremos próximamente en otra entrada de este Blog.

Volviendo al tema que nos atañe, lo podemos mirar desde dos perspectivas diferentes pero que nos llevan al mismo punto y que son: ¿Qué me ofrece el Motorsport que no lo haga otro deporte? ¿Por qué debo invertir en un coche de carreras y no en otra disciplina? Y es aquí cuando empieza lo realmente interesante de este artículo. Manos a la obra.

  1. Es transversal

¿A quién no le gustan los coches o las motos? Todos de pequeños hemos jugado con “cochecitos” por el pasillo, haciendo derrapes imposibles o saltos de vértigo. Si lo trasladamos a la edad adulta, ¿quién no se ha parado mientras hacia zapping a ver un resumen de un rally o una carrera de la Nascar o cualquier otra categoría, aunque fuera por unos segundos?

Es decir, es algo que es capaz de captar la atención de una persona independientemente de su grado de afición e interés por el deporte, es algo atractivo de por sí y que no requiere de amplios conocimientos para poder seguirlo de forma generalista. Todo el mundo sabe que en circuito gana el que ve primero la bandera a cuadros o en rallyes el que hace el tiempo más bajo.

Un ejemplo claro y relativamente reciente es el número de personas que todos los domingos comían con Fernando Alonso en sus pantallas aunque no hubieran visto un GP de Fórmula 1 en sus vidas, pero que sin embargo fueron impactados por todos los patrocinadores que el asturiano llevaba en su coche y en su ropa. ¿Recodáis la famosa margarita? Llegó a venderse como pegatina incluso sin el nombre de la empresa, sin duda una jugada maestra de la marca de ropa Gurú.

2. Transmite pasión

Si algo define al público de las carreras es que es pasional, y como todos sabemos, este es un elemento clave a la hora de realizar una compra.

Vayamos de nuevo al ejemplo. En esta ocasión no vamos a irnos a una competición de carácter mundial, sino a una de ámbito nacional, como puede ser un Campeonato de España de Rallyes. Seguramente si hablamos de las gasolineras Staroil, empresa con sede en Galicia, la primera imagen que se nos viene a la cabeza es la de José Calvar y su Seat Marbella.

Desde luego este modesto vehículo no es el que mejores tiempos hace, pero seguramente sí sea de los que más pasión transmite, lo que ha llevado a la marca a afianzar su respaldo a este piloto ya que sin lugar a dudas es el que más retorno les ofrece, a pesar de patrocinar a otros equipos con coches más actuales y efectivos, pero volviendo a las bases del patrocinio, lo que quiere una marca es retorno, y este caso es un buen ejemplo, sus videos son de los que más se comparten y han conseguido que todos los aficionados asocien su marca a unos valores.

3. CAPTAR CLIENTES

Partiendo de la base de que hoy en día el cliente es “infiel” por naturaleza al tener en la palma de su mano una cantidad enorme de información sobre cualquier producto, diferentes descuentos, y una variedad muy grande para elegir, ganar un cliente nuevo y lograr esa continuidad se antoja como uno de los objetivos de la empresa.

Pasión y fidelidad son términos que normalmente van de la mano. A todos nos gusta sentirnos parte de nuestra pasión, de lo que mas nos gusta, por ello a raíz de un patrocinio se pueden poner en marcha una serie de mecanismos para ya no sólo captar nuevos clientes sino para retenerlos.

Por poner un ejemplo aplicable a todos los niveles, un concesionario que patrocina a un vehículo puede poner en marcha diferentes acciones durante la realización de la prueba tales como el probar un determinado modelo, un descuento en el servicio de taller, etc… A cambio de que el aficionado se inscriba durante la propia carrera fisicamente o a través de internet, es decir, establecer un vínculo entre marca y consumidor a través del equipo de competición.

Nos viene a la mente el ejemplo de Kobe Motor, concesionario de Toyota que a través de su implicación en el Motorsport han conseguido que gran parte de los aficionados de los rallyes que consideren comprarse un vehículo de la firma nipona les tengan como primera opción.

4. COMPARTE VALORES

En un mundo donde la digitalización estandariza todo, el factor humano se antoja como el único que será capaz de diferenciar un proyecto de otro. El mundo de la competición puede ser muy valioso para que una empresa comparta con el mundo aquello que la hace diferente.

Trabajo en equipo, esfuerzo, meticulosidad o la ya comentada pasión son aspectos que caracterizan al motorsport y que perfectamente pueden coincidir con aquello que pretende destacar una marca, por lo que a priori puede ser una buena idea el pasar a formar parte de la imagen de un equipo.

Para ello, aunque parezca evidente, será fundamental que la empresa estudie muy bien donde pone sus recursos y que el equipo en consecuencia responda de forma adecuada transmitiendo de forma adecuada todos aquellos valores que la empresa quiera hacer llegar al público objetivo.

5. BENEFICIOS FISCALES

Por último, pero no por ello mucho menos importante, hay que tener en cuenta el aspecto fiscal. En este punto hay que tener en cuenta dos leyes.

La primera de ellas es la Ley General de Publicidad (Ley 34/1988 de 1 de Noviembre), donde se establecen los términos contractuales de la acción a desarrollar, y la segunda es la Ley del Deporte (Ley 10/1990 de 15 de Octubre), donde se recogen los incentivos fiscales por patrocinios deportivos.

Otro aspecto a tener en cuenta es el programa España Compite, programa amparado por el Consejo Superior de Deportes con la finalidad de desarrollar e impulsar las empresas españolas a través del deporte.

La legislación española permite deducciones de hasta el 40% en concepto de patrocinio, aunque como hemos comentado mas arriba es recomendarse estudiarse bien las dos leyes mencionadas y buscar el modelo que más se ajuste a las necesidades de cada uno.

A modo de resumen, podemos deducir que el deporte del motor puede ser muy atractivo para potenciar nuestra marca, pero para ello es fundamental que el soporte donde se anuncie cumpla con una serie de requisitos y obligaciones. Es decir, un patrocinio, como toda relación, se debe basar en la confianza y las buenas prácticas a todos los niveles.

En próximos artículos hablaremos sobre qué puede ofrecer un equipo de competición para resultar atractivo y obtener así una mejor respuesta por parte de aquellas empresas a las que se les presenta un proyecto deportivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s